top of page

Lasik, Lasek y Otras Historias

Aunque ahora nos sea habitual el uso de anteojos para la corrección de los defectos visuales, hace doscientos años los lentes ópticos eran considerados objetos de lujo sólo a disposición de las clases más acomodadas. Más atrás en el tiempo, la historia de los anteojos en la cultura Occidental se remonta al siglo 13 dc., aunque cuentan las crónicas que el emperador Nerón usaba un rubí para mejorar las visión del espectáculo que transcurría sobre la arena del coliseo.


El desarrollo de los lentes bifocales se lo debemos a Benjamín Franklin quien, aburrido de cambiar constantemente sus anteojos, talló un rectángulo con la adición necesaria y lo pegó en la parte inferior de sus lentes, lo que le permitió no tener que cambiar constantemente de montura.


A mediados del siglo pasado, técnicos Húngaros emigrados a los Estados Unidos, desarrollaron los primeros lentes de contacto, los que rápidamente se expandieron por el mundo. A pesar de estos avances, en Estados Unidos, uno de los países más avanzados y con mejor nivel de vida, aún casi el 30% de la población posee un defecto visual no corregido y la causa más frecuente sigue siendo los defectos de refracción, es decir corregibles con anteojos o lentes de contacto.


¿Hay algo mejor?


Al parecer hay personas, y no pocas, que prefieren ver mal a utilizar algún método de corrección, sin embargo la calidad de la visión aumenta en importancia al aumentar los requisitos visuales en nuestras sociedades de la información, con el uso de computadores y terminales de video.


El uso masivo del automóvil es otra causa de que sea necesario corregir defectos que en otras circunstancias no importarían.


Por todo lo anterior, lograr la mejor calidad de visión se ha convertido en un imperativo para los médicos, técnicos y empresas ópticas alrededor del mundo. Anteojos y lentes de contacto, han tenido que compartir su primacía con un recién llegado, la cirugía refractiva.


¿Cómo puedo saber qué es mejor para mí?


Lo más importante de la corrección visual es que la calidad de la visión en todo momento sea adecuada para el estilo de vida que el paciente lleva, y que el método empleado implique el menor riesgo de complicaciones. Aunque en general los anteojos son el método más seguro, la calidad visual obtenida es muchas veces insuficiente o inadecuada, sobre todo en casos de astigmatismo e hipermetropía. Otras veces los lentes de contacto permiten una muy buena calidad pero son molestos y su mantención económicamente ineficiente. En todos estos casos la cirugía puede ser una buena alternativa. Hoy la cirugía con Láser, Lasik, Lasek y PRK, permite corregir gran parte de los defectos visuales moderados.


¿Existe cirugía para la presbicia?


La cirugía existente para la presbicia permite mejorar la dependencia de los anteojos pero no suprimirla. En algunos casos es adecuada, pero no siempre el resultado es el esperado. Por lo anterior debe indicarse con muchas restricciones y siempre después de una discusión extensa de los efectos.


¿Quién puede aconsejarme?


El profesional más capacitado es su médico oftalmólogo, quien además de ser médico ha realizado una especialización en Oftalmología, y si además participa activamente de las sociedades médicas y de especialidad, será idóneo y se mantendrá actualizado con seguridad.

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

Cirugía Refractiva Optimizada

La corrección quirúrgica de los defectos de la refracción (miopía, astigmatismo e hipermetropía) puede realizarse de varias maneras. En los últimos años la cirugía con láser exímero se ha extendido de

Comments


bottom of page